miércoles, 13 de febrero de 2008

Dresde de noche

Vuelta, ya de noche, a Dresden, y cena en un restaurante español, Las Tapas. Seguramente sabrán ustedes que suelo ser reacio a ir a restaurantes españoles cuando estoy fuera. Bueno, al final me convencieron y tengo que decir que es un sitio al que se puede ir. Allí disfrutamos de calamares fritos, pan con alioli, chorizo, jamón, queso, aceitunas etc. Cenando a las 8 de la tarde, sí, pero señores, estamos en Alemania y esto es lo que hay.

Y finalmente fuimos a un sitio de copas en la Wilsdrufferstraße que me gustó. Un poco pijillo, sí, pero estaba bien, con sus mesas, sin su humo, e incluso con una especie de camas donde también uno se puede echar mientras se toma alguna copa. Entre otros, una margarita clásica cayó en mi caso. Y, entretanto, el correspondiente paseo nocturno por la ciudad. La imagen que uno se hace de una ciudad puede ser bastante distinta si la conoce de día o si la conoce sin luz. Si bien Dresde me desencantó un poco la primera vez que estuve allí, quizás porque me esperaba algo más o porque la semana anterior había estado en Berlín, esta vez me encantó. Una preciosidad los edificios iluminados por la noche. Fría noche, sí, pero tranquila y reposada. Opinen ustedes si no:


Frauenkirche


Hofkirche


Semperoper


Entrada al Zwinger


Landtagsgebäude


El Elba y el Augustusbrücke


Schloss y Fürstenzug

2 comentarios:

mortiziia dijo...

¡Qué gusto de fotos!

Compai panita dijo...

Pues no sé que tal será de día, pero desde luego las fotos nocturnas son preciosas.