jueves, 12 de enero de 2006

Un año hace

Sevilla, Avenida de la Ciudad Jardín, entre la Facultad de Ciencias de la Educación y el cruce con Ramón y Cajal. Hacia las 5 de la tarde. Yo iba a unas clases totalmente vomitivas del CAP (también conocido como Certificado de Aptitud Progresista ©). Fue uno de los hechos más desagradables de mi vida. Ahí tienen las pruebas gráficas:




Las autoridades saben quiénes son los que hacen estas cosas. Saben dónde se venden los objetos robados. Saben los sitios donde roban. A veces los detienen, una, dos, mil veces, pero no pasa nada. Gran país este el nuestro...

3 comentarios:

Señor Pato dijo...

Ole ahí el Señor Corchete acordándose de cosas alegres y positivas. Y menos mal que el beticismo se ha clasificado (y el sevillismo no)...

cmcgato dijo...

Uh, que tremendo

Las autoridades son iguales en todos lados parece, por aquí, esos son hechos de todos los días

cmcgato dijo...

Ah, saludos