lunes, 5 de octubre de 2009

Lo que marca nuestras vidas

Lo que influye en todo lo que nos rodea, en por qué estamos donde estamos, con las personas que estamos y haciendo lo que estamos haciendo. Y por qué consideramos que unos tienen más éxitos en la vida que otros, o les va mejor. Considerar, es decir, percepciones muy subjetivas, porque luego la realidad personal de cada uno es algo que podemos pasar muy por alto y sobre lo que se puede estar muy confundido.

Tres son las ideas, que además están relacionadas. La primera es el pensar en las consecuencias de nuestras acciones, es decir, entre ser más espontáneo, lanzarse al ruedo y luedo lidiar con lo que uno se encuentre, o entre pensar mucho las cosas, darles muchas vueltas y nunca terminar de decidirse. Esto último está unido a la responsabilidad, y no a la de uno consigo mismo, sino la de uno ante los demás, especialmente si en tu entorno siempre te han señalado como modelo a seguir, lo que supone un extra nada desdeñable de presión. Y ahí es donde viene la tercera, el miedo al fracaso y a ser señalado por ello. Ya no solo es arriesgar, sino que encima tiene que salirte bien. Porque si te va mal, además de la sensación de haber fallado, llevarás contigo la carga de haber defraudado al resto del mundo. Por si no fuera poco.

Nah, conversaciones con amigos en estos mundos de Dios que quería compartir con los que por aquí pasan. Esta tuvo lugar en una cafetería del Sony Center, cerca de la Potsdamer Platz de Berlín, una fresca y lluviosa mañana de domingo de Septiembre.

1 comentario:

Иbah dijo...

En cuanto a las "consecuencias" y la "responsabilidad", una frase de Cela en una entrevista de hace un porrón de años que luego colocaré en el blog:

"Yo creo que soy, o por lo menos aspiro a ser, un hombre honesto, que intenta pasar por este valle de lágrimas procurando hacerle la puñeta a la menor cantidad de gente posible".

En cuanto al "fracaso" y al "éxito", son dos de las más grandes mentiras y más útiles herramientas del fascismo social, se disfrace de una o mil maneras.

Saludos