lunes, 27 de noviembre de 2006

Redondo Beach y la NBA

Después del gran fin de semana anterior, tocaba descansar un poco. Sin embargo esa no era la idea y es que era un fin de semana largo. El viernes 10 de Noviembre era festivo en los Estados Unidos, el día de veteranos. Era el fin de semana ideal para ir a visitar San Francisco, pero uno nunca tiene en cuenta los elementos. Isabel tenía que hacer medidas de resonancia ese sábado y yo pillé un resfriado bastante considerable. Igualmente el jefe sugirió que eso de los festivos y fines de semana era un concepto relativo. Er tío...

Finalmente ese viernes no fui a trabajar, tenía fiebre y no me encontraba nada bien. El sábado no salí de casa. Isabel vino a verme y a traerme medicinas españolas, que según ella las norteamericanas no eran para nada efectivas. Yo calculaba que el domingo iba a estar medianamente bien, así que planificamos esa misma tarde de sábado un plan supuestamente tranquilito: alquilaríamos un coche y nos iríamos a Los Ángeles, pasando por las outlets de Camarillo y visitando Redondo Beach. Además, como Mike tenía una entrada de sobra para el partido de la NBA de Los Ángeles Lakers contra Memphis, decicimos ir a ver ese partido de baloncesto. Esa misma tarde compré por internet la entrada. No fue excesivamente cara, unos 36 dólares. Uno no puede irse de los Estados Unidos sin presenciar uno de sus espectáculos por excelencia.

Dicho y hecho, el domingo 12 de Noviembre pillamos en el aeropuerto un coche por la mañana. Esta semana no tocó descapotable, así que tuvimos que conformarnos con un simple Saturn Ion.


Paramos en unos primeros outlets, pero era demasiado temprano. Nos tomamos un café en la cafetería de un Borders, una librería, y esperamos a que abrieran el resto de las tiendas, hacia las 11 de la mañana. Luego fuimos a los originales. Llegamos a Camarillo y era casi imposible aparcar, había muchísima gente. Por lo visto es una manera nada original de pasar la mañana de un domingo, salir de compras a las tiendas baratas. Allí se pueden encontrar un montón de tiendas de casi todo, desde Tommy Hilfiger hasta Ralph Lauren y Levi's. Y no sólo había tiendas de ropa.

Yo visité la tienda de Sony, a ver si había algo interesante, pero no fui afortunado. Por lo demás, no me terminaban de convencer la ofertas. La ropa en las tiendas estaba más barata que en las tiendas normales, pero no lo suficiente. Isabel sí que compró alguna que otra cosa.

Finalizado el tema compras, seguimos bajando por la 101 y la 405 destino Redondo Beach. Como su propio nombre indica, es una de las playas de Los Ángeles. Aunque hacía algo de fresco había gente bañándose. La playa tenía buena pinta. Allí nos encontramos con Mike y cominos en un restaurante de la zona, junto al Pacífico. No me gustó en exceso, demasiado precocinado y a base de congelados. Allí vimos también un impresionante atardecer.


Redondo Beach

Atardecer en el Océano Pacífico

Billete de un millón de dólares que me dieron por la zona

Hacia las 17.45 iniciamos la retirada hacia el Staples Center, en el centro de Los Ángeles, para ver el partido de la NBA. Conducir por las autopistas de Los Ángeles es todo un reto, y mucho más si vas justo de tiempo. Mike iba abriendo camino por delante y yo trataba de seguirle. Tuvo su gracia aquello, estilo persecución. Ahí estaba yo como un campeón...

Llegamos a tiempo y aparcamos en un parking de la zona (20 $ la gracia). Recogí la entrada que tenía reservada y subimos a las gradas. Llegamos un poco tarde, nos perdimos los preliminares. El canto del himno de los Estados Unidos fue algo impresionante. La verdad es que creo que es más importante lo que rodea al partido que el juego en sí: la música, la gente animando, las chicas bailando, las pantallas en las que enfocaban a la gente etc.



Laker's girls

Disfrutando de la NBA

Staples Center

Estuvo interesante el partido. Finalmente ganaron los Lakers, aunque no por tanto como se preveía, apenas 10 puntos. Lástima de que Gasol estuviera lesionado y no jugara.

Como los Lakers ganaron y Memphis se quedó por debajo de los 90 puntos, nos invitaron a todos a dos tacos mexicanos por gentileza de Jax in the box, restaurante de comida rápida. Por ahí tengo aún el vale...

Ya por la noche emprendimos la retirada a Santa Bárbara por nuestra ya conocida autopista. Y con eso acabó lo que se daba.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡qué buena idea la de los patrocinadores de la NBA! podían tomar nota en España: si gana el Madrid y el Barça no anota, bocadillo de calamares:) Así me aficionaba al futbol hasta yo mismo. Por cierto, ¿cuanto pagas por el alquiler del coche?

Clausius dijo...

El de ese día salió por 50 dólares, sólo un día. Lo que lo encarece son los seguros. El precio normal eran 20 dólares día; el seguro por daños propios, 9; y el seguro adicional para terceros, 14. Yo no soy muy partidario de tanto seguro, pero Isabel sí. En cierta medida, tampoco es tanto dinero y mejor evitarse posibles problemas aquí en Estados Unidos. A todo eso le sumas las tasas y salían unos 50. Lo hicimos en National y reservamos por internet.

Aquí es fundamental el coche. Con dos o más personas, sale más barato que el tren, y conviene, sin ninguna duda.

picassina dijo...

Jeje, yo tb fui a un partido de la NBA en NY!! En el Madison Square Garden: Chicago Bulls contra los Knicks! Imagina quién ganó....