domingo, 18 de enero de 2009

Plantas

Ayer sábado me compré, entre otras cosas, una planta, con su maceta y todo, para que me haga compañía. Tan contento estoy de tenerla en mi casa que hasta le hice una foto.


Por otra parte, y ya que estamos con los temas gastronómicos, me da la impresión de que últimamente el pimiento verde es un artículo de lujo en Alemania. Sólo encuentro o rojos o amarillos, y la única forma de adquirir los verdes es comprar un envase donde te viene un pimiento de cada color. Al menos en los supermercados que están cerca de casa, porque supongo que en el Real sí tendrán...

Anoché tocó restaurante griego, el Plaka, con su moussaka de rigor, su vino tinto griego y sus copitas de ouzo. Y ahora, en nada de tiempo, disfrutaré de una invitación a ensaladilla rusa. Además ya estamos sobre cero, perfecto pues, y aunque vuelve a nevar ligeramente, espero que se derrita pronto el hielo de la calle...

4 comentarios:

acolostico dijo...

que mal se cuida...

con Ka dijo...

¡Felicidades por tu nueva planta, seguro que alegrará tus platos de pasta como nadie! :D
En cuanto a lo de los pimientos, yo tengo la suerte de que por aquí los venden sueltos en algún súper, y además los verdes siempre están más baratos que los rojos o amarillos, jeje.

Gololo dijo...

Lo primero que he pensado al ver la imagen no es que fuera a hacerte compañía a ti, sino a tus platos de pasta xDDDD

Salvador dijo...

Exáctamente igual que en Finlandia. Lo de las plantas, digo. Eso está muy bien, te hace compañía... Hasta que llega la hora de comerla, y entonces pasas un mal rato. Lo mejor es picarla nada más llegar, como si vinieras de la plaza aquí en España, porque además son plantas delicadas de cuidar y se estropean rápidamente.

Otra cosa que es igual que Finlandia es lo de los pimientos. Y esto no es curioso... ¡Es frustrante! Yo, además, era incapaz de encontar pimientos finos; sólo había de esos gordos, rojos o en envases de tres pimientos, tres colores. Cuando por fin encontré jamón serrano en el Lidl, hice serranitos con pimiento gordo rojo. A pesar de las distancias, ese día fui feliz.

Saludos