domingo, 4 de noviembre de 2007

La cena

El jueves anterior me encargué de reservar uno de los salones de la casa-residencia donde vivo actualmente. Mi casa es pequeña y no cabe mucha gente, pero tampoco sabía si me iban a dejar usar una Seminaraum para una cena con amigos. Resulta que ese es su propósito principal, así que no hubo ningún problema. El viernes me dieron las llaves tanto de la sala como de la cocina que podía usar, una pasada. Teníamos hasta piano.

Menú de la noche


El sábado por la noche pasamos un buen rato, disfrutando de la rica gastronomía española, como ustedes pueden observar: Dos tortillas de patatas de ocho huevos cada una, endivias con roqueford, aceitunas, jamón, queso, pimientos con atún y vinos de La Rioja y Sicilia. Al final no nos juntamos muchos, cinco en primera convocatoria y siete en segunda, ya que gran parte de la comunidad estaba fuera de la ciudad, pero acabamos con todo. Faltó que alguno se animara a amenizar musicalmente la noche. Así fue cómo dejé de ser joven de manera oficial, ahora en Alemania.

3 comentarios:

mortiziia dijo...

¿A los 27 ya eres mayor? ¿Quién lo dice, la tarjeta Blue Joven?

Nunu dijo...

¡Uyssssssss qué rico!

Espero estar invitada a la siguiente, aunque ya sea una abuelilla, porque claro si con 27 ya eres oficialmente mayor...

Besos

Uyita

Marta Salazar dijo...

qué bien!