sábado, 10 de noviembre de 2007

Es ist kalt, aber nicht so viel

Pero quizás no tanto como nos espera. Eso me dijo ayer mi compañero checo de despacho, que para nada hace frío (aún). Vista tal perspectiva hoy mismo he decidido comprarme un abrigo algo más grueso que el que he traído de España, unos guantes hipermegaaislantes y un gorrito de lana.

Amenazas de nieve y fuertes vientos en el Thüringer Becken

No ha sido esta una buena semana, que se me ha hecho larguísima e interminable. Más sueño y más cansancio de lo habitual han hecho que haya estado demasiado apático, haciéndoseme imposible levantarme por las mañanas, pese a dormir las horas en teoría suficientes. Y encima, la charla que tuve que dar en el Instituto el pasado martes no me gustó en absoluto, aunque luego mi jefe me dijo que había estado bien. Supongo que el cambio de hora y esto de que a las 5 de la tarde ya sea noche cerrada no sale gratis, y menos para un español del sur.

Tras la granizada del martes, desde mi ventana

De todas formas aún no ha nevado, y yo sigo manteniendo mi apuesta sobre la primera nevada en Jena, que se producirá el 15 de Diciembre. Sin embargo, el pasado martes, justo cuando estaba almorzando en casa, cayó una importante granizada que dejó algo blanco el suelo, lo que puede ser un preludio de lo que nos espera. Who knows...

2 comentarios:

Pedro dijo...

Ya ves, tienes el mismo mierda de clima que yo por estos lares. Donde se ponga un Noviembre de Sevilla, que con una chaqueta vas sobrado... ;)
Saludos desde Michigan

mortiziia dijo...

I do. En Alemania empieza a nevar cuando caen todas las hojas de los árboles. Si el invierno va a ser frío, y tiene pinta de serlo porque el pasado fue de coña, tiene que estar a puntito de caer la primera nevada, si no ha caído ya. Lo que sí es cierto es que será a partir del 15 de diciembre cuando las calles sean de un blanco continuo, aunque cuando más nieva es a partir de mediados de enero.