miércoles, 17 de diciembre de 2008

Frankfurt am Main

Capital financiera de Alemania, la bolsa, los negocios, su skyline, su aeropuerto... Y tocó visitarla.

Frank es uno de mis mejores amigos. Ahora vive y trabaja cerca de Frankfurt. Nos conocimos de forma totalmente casual y de rebote en mi primera visita a Bayreuth allá por mayo de 2005. Así a bote pronto, era el amigo de un alemán cuya novia estaba en Escocia, donde conoció a un francés que hacía el doctorado allí y que, como yo, iba a pasar unos días en Bayreuth haciendo experimentos. Ese día me dijo que si me apuntaba a ver la semifinal de la Liga de Campeones de fútbol en el MiamMiam, que conocía a un alemán que iba a ir con él. Y, evidentemente, yo acepté. Esas cosas que de vez en cuando pasan en la vida...

Bueno, pues tocó devolverle la visita, tras su viaje por tierras sevillanas, gaditanas y malagueñas el año pasado. Y costó, por temas de agenda, pero al final yo estaba allí, en Neu Isenburg, viendo continuamente despegar aviones a través de la ventana. Así que tras llegar, soltar los trastos y comer un poco de comida japonesa, pillamos un S bahn rumbo a nuestro destino.

Frankfurt no suele estar muy valorada en la lista de ciudades alemanas. Sí, centro comercial y de negocios pero pocas cosas que ver. Y muy cara. Yo, para variar, discrepo. La ciudad me encantó. Esos rascacielos al modo norteamericano pueden impresionar, pese a que comparado con las ciudades del otro lado del atlántico el distrito financiero es relativamente pequeño, pero el hecho de que estos edificios estén en grandes avenidas y parques hace que la sensación sea mucho más tranquila. Una buena combinación que me resultó bastante agradable.

Lo primero que tiene que hacer uno es subir al piso más alto de la Zeil Galerie, en pleno centro de la ciudad, que es uno de los sitios desde donde mejor se disfruta del bonito frankfurter panorama. Justo debajo se encuentra la Hauptwache, antigua plaza de armas de la ciudad donde confluyen las calles más importantes y comerciales


Skyline de Frankfurt



Hauptwache, el pequeño edificio con tejado negro. A la izquierda se ve la torre de la Katharinenkirche

En el camino hacia la Römerberg se encuentra la Paulsplatz, con la Paulskirche, antigua iglesia evangélica de forma ovalada del siglo XVIII donde en 8 se reunió la primera Asamblea Nacional alemana. En el centro de la plaza, preciosa y antigua, se encuentra el Einheitsdenkmal o monumento a la unidad, de 1903.


Conmemoración


Monumento a la Unidad

Desde ahí sólo hay que bajar un poco hacia el Römerberg, plaza central de la ciudad y escenario de coronacion en su época de los emperadores alemanes. En efecto, estamos en Alemania. El centro histórico de la ciudad, con edificios de construcción inequívocamente germana, está muy bien cuidado.


Römerberg

En esta plaza, presidida por la Gerechtigkeitsbrunnen o fuente de la Justicia, y por la Nikolaikirche, se alza el Römer, ayuntamiento de la ciudad compuesto por varios edificios y con dibujos que hacen alusión al Apfelwein o vino de manzana, tradicional de la zona. Muy cerca se encuentra la catedral, reconstruida tras la segunda guerra mundial.


Römer o Ayuntamiento


Torre de la Catedral en obras

Si se sigue bajando se llega al río Mainz, desde donde también se pueden ver los rascacielos. De ahí, y a través de las Wallanlagen, parque con forma de anillo de 5 kilómetros de largo que rodea el centro de la ciudad, se puede llegar a la Theaterplatz e iniciar un paseo entre los grandes y altos edificios de esta ciudad, rodeados de verde por todas las partes empezando, como no, por el famoso símbolo del euro.

Sobre el Mainz



Nuestro Euro y la Eurotower, Banco Central Europeo


Arte espontáneo


Wallanlagen

Nuestro
punto final fue la Alteoper, el antiguo teatro de la ópera, también reconstruido siguiendo su antiguo estilo neorrenacentista de finales del siglo XIX. Por allí había una serie de puestos y carpas con alguna que otra atracción. Verano, sol, que su llegada implica la salida masiva de alemanes a la calle.


Alte Oper

Y finalmente, la bolsa, con su toro y su oso que simbolizan los distintos periodos bursátiles y las distintas actitudes, las expansivas, seguras y fuertes frente a aquellas en las que se tiende más a recoger.


Bolsa de Frankfurt


¿Toro u oso?

Así llegó la noche. Esa tarde España había ganadoa Suecia en el segundo partido de la primera fase de la eurocopa. Vimos algo del Rusia - Grecia en una terraza de un pub irlandés
. Luego fuimos a cenar por un centro plagado de gente, para volver a casa un poco tarde. Me gustó la ciudad.

Celebración de la victoria española. Los españoles somos una plaga...

3 comentarios:

acolostico dijo...

MIsmas vistas en mi visita.... Más la expo de Murakami...

;)

Marta Salazar dijo...

buen post, bonitas las fotos!

mil gracias!

Feliz Navidad!

RCB dijo...

Que bueno que te gustó la ciudad, pues está en la lista de las más aburridas de Alemania, pero depende de lo que uno busque. Veo que el Römer y sus casitas te tendieron una trampa. Esas casas estuvieron allí hace mucho, mucho tiempo. Pero, en realidad, esas casas fueron reconstruidas desde cero en los setenta. De hecho, dicen que tuvieron hasta problemas para reproducir las inclinaciones de los muros, típicas de las casas antiguas. Ahora planean derribar una serie de construcciones nuevas para reconstruir más casas antiguas en los alrededores. En realidad no sé si tiene sentido hacer algo así, pero, como te habrás dado cuenta la ciudad tiene mucho, pero mucho dinero y eso se nota... y como bien dices es todo carísimo. Saludos