viernes, 17 de marzo de 2006

El teclado de mi portátil


Algo que suele pasar en los teclados, seguramente en los portátiles más, es que se fastidie alguna tecla. En especial la barra espaciadora. Si eres diestro tenderás a presionarla en la zona derecha. Si eres zurdo pues a la izquierda. Esas partes terminan perdiendo sensibilidad, se puede aflojar algún muellecito. Pues eso me pasaba a mí, tenía que apretar bastante la barra para que funcionara. Pero ayer terminó de estropearse completamente. ¡Qué horror!

Fui a pedir ayuda al responsable de informática de mi centro de trabajo, y nada, que me lo arreglara el servicio técnico correspondiente. Igualito que los técnicos en Alemania. Así que decidí arreglarlo por mí mismo, y al final así lo he hecho. Simplemente se había salido una especie de enganche, aunque eso no es para nada sencillo a priori si no se sabe cómo funciona el tema. El teclado está como nuevo, fue realmente un subidón emocional grande. Yo solito, sin ayuda de nadie. Una especie de reto en una vida en las que apenas existen ni busco.

Bienvenido sea, aunque sea pequeño.

2 comentarios:

Señor Pato dijo...

De aquí a un par de meses te veo presentando Bricomanía...

A mi teclado viejo le llegó a pasar lo mismo, pero el muelle se debió de desintegrar, porque me tiré meses buscando para intentar colocarlo y no dio señales de vida. Ahora tengo uno de esos teclados "ergonómicos" (que parece que no pero son una maravilla) que, entre otras cosas, tienen dos barras espaciadoras, una para cada pulgar.

Anónimo dijo...

Saludos desde el frente en Finlandia. Iso espanja albert ahora también informático aparte de tunero joer tio, que grande eres monstruo!!!